deutsch
english
francais
italiano
espanol
Photo
Essure

Hispanidad, 11/01/2016

Bayer. Un sucio negocio abortivo sometido a cerco judicial

=> Italia se suma a los países que luchan contra la multinacional por los efectos secundarios de sus anticonceptivos.
=> El fiscal de Turín investiga ya la denuncia de una asociación por el dramático caso de una joven que lleva 10 años en coma.
=> La causa sigue a otra abierta en Alemania, con gran repercusión y por los mismo motivos: los daños colaterales (trombosis y embolia) de las píldoras Yasmin, Yaz y Yasminelle.
=> En EEUU, Bayer tuvo que pagar 1.800 millones por casi 9.000 reclamaciones contra esos mismos anticonceptivos.
=> Al cerco judicial se suman las denuncias en España contra el dispositivo Essure por sus perjuicios (fuertes dolores y alergias).
=> En países europeos como Francia o Noruega ya no se financian o se advierte contra las píldoras con drospirenona.
=> Bayer comercializa también la píldora del día después (PDD), que ya barre la fecundación durante 5 o 7 días.

La multinacional germana Bayer tiene distintos frentes judiciales abiertos en estos momentos por los efectos secundarios de su negocio abortista. Los disgustos le llegan ahora desde Italia, donde ya se ha presentado la primera demanda contra la multinacional por los daños colaterales de sus anticonceptivos con hormona drospirenona, como el Yaz, el Yazmin o el Yasminelle.
Pero no es el único país europeo donde se encuentra con los tribunales. En su propio suelo, Alemania, el juez ya ha admitido a trámite -fue el pasado 17 de diciembre-, otra denuncia similar contra las mismas píldoras, por los riesgos y reacciones adversas que provocan, sobre todo embolia y trombosis.
En los dos casos, Italia y Alemania, se exigen indemnizaciones, que es más de lo mismo de lo que le ocurrió a Bayer en Estados Unidos. La multinacional tuvo que desembolsar 1.241 millones de euros (1.800 millones de dólares) para resolver 8.900 reclamaciones judiciales.
EEUU es en estos momentos el país más concienciado contra los excesos de Bayer, sobre todo después se uniera al boicot contra la multinacional la popular activista Erin Brokovich. Lo que sacó de quicio a Brokovich -que encarnó Julia Roberts en la película del mismo nombre- fueron los daños provocados por el Essure, otro anticonceptivo de Bayer.
En este último caso se trata de un dispositivo permanente, una especie de muelle metálico hecho de níquel, que se implanta en las trompas de Falopio para impedir que el esperma llegue a los óvulos. ¿Qué pasa? Que ese dispositivo provoca a su vez, entre otros efectos secundarios, permanentes e intensos dolores en la zona pélvica y abdominal, alergias al níquel o perforación de las trompas.
Se ha denunciado este mismo fin de semana en España, en Córdoba en concreto, en un acto de las Asociaciones de Afectada por el Essure. Luego volveremos a ello.
El frente judicial abierto en Italia está relacionado con los anticonceptivos con hormona drospirenona. Los detalles los da El Corriere del Veneto. La denuncia ha partido de la asociación Salud y Derecho, que agrupa a unas 100 mujeres que han sido víctimas de esa píldora.
El fiscal de Turín ya tiene en su mesa de trabajo la petición de investigar el caso, al que pueden seguir, como en EEUU, cuantiosas indemnizaciones. Al riesgo de trombosis o embolia, se une ahora otro drama de esos daños colaterales, el de una joven de 36 años que lleva diez en coma por el consumo de esos anticonceptivos.
La denuncia sigue los mismo términos de la planteada en Alemania por Felicitas Rohrer, que tenía 25 años en 2009, cuando el Yasminelle estuvo a punto de provocarle la muerte. Ya informamos en septiembre de la presentación de esa demanda, la primera demanda en suelo alemán, que fue admitida a trámite en diciembre.
El juez se ha dado un año para investigar el caso, que ha tenido una gran repercusión en Alemania, como han confirmado a Hispanidad fuentes del Colectivo contra los Peligros de Bayer (CBG), una organización muy activa para denunciar los fraudes de la multinacional. Esas fuentes han añadido que el juez ha anunciado que escuchará las explicaciones de los expertos antes de tomar una decisión.
Rohrer fue una de las voces que se alzó contra las trampas de Bayer en la junta de accionistas de mayo. En concreto, pide una indemnización de 200.000 euros por el perjuicio sufrido y su abogado representa a otras ocho demandantes. Y el fallo judicial puede ser letal, en forma de daño reputacional, para Bayer, y un aviso a navegantes como ocurrió en EEUU.
Merece la pena añadir que Bayer ha encontrado también con problemas países europeos para comercializar esos anticonceptivos. En Francia, por ejemplo, el sistema público de Salud ya no corre con los gastos de las píldoras que contienen drospirenona y, gracias a ello, se ha reducido el número de casos de trombosis letales en mujeres jóvenes.
Además, en Reino Unido, Holanda, Dinamarca y Noruega, las autoridades sanitarias también se han preocupado por los efectos de las píldoras y ya han difundido advertencias sobre los riesgos crecientes de tomarlas.
Volvemos ahora a España, donde han salieron a luz pública -este sábado, 9, en Córdoba- las denuncias de los daños colaterales del Essure, abortivo, como todos los anticonceptivos.
Córdoba fue la ciudad elegida por la Asociación de Afectadas por el Essure porque fue pionera en instalarlos y es, en consecuencia, una de las ciudades con más mujeres perjudicadas. Y desde ahí han pedido un protocolo para retirar el Essure.
Se lo contamos el viernes al explicar por qué se agolpan las denuncias contra Bayer en España por el Essure. Ahí le contamos también que a las demandas de los afectados se ha unido la eurodiputada de UPyD Beatriz Becerra, que ha confirmó que en la UE no existe una supervisión común al respecto y que en España no hay ningún tipo de filtro. Son algunas de sus conclusiones tras preguntar a la Agencia Europea de los Medicamentos (AMA).
En España hay 700 mujeres que sufren los efectos secundarios del Essure, según los datos aportados en el acto de Córdoba por la portavoz de la asociación, Angélica del Valle, y en el mundo esa maldita cifra aumenta a 80.000. Y es que hay nada menos que un millón de mujeres en el mundo que se implantaron el dichoso dispositivo.
Pero no es, con todo, como señalaba al principio, el único foco de problemas para Bayer.
Pero no olviden que donde más activa es Bayer, al margen de los anticonceptivos, es en las píldoras abortivas, las llamadas píldoras del día después (PDD). La más conocida de estas píldoras de Bayer es Postinor, que comparte un desgraciado protagonismo con la Norlevo de los laboratorios italianos Chiesi.
La cuestión del tiempo para asegurar el aborto se ha ampliado, además. Si las primeras pastillas que se comercializaban aseguraban un efecto abortivo en las primeras 48-72 horas, las actuales son más agresivas y amplían ese plazo a entre cinco y siete días.

Hispanidad, 8/01/2016

Bayer. Se agolpan las denuncias en España por las secuelas de sus anticonceptivos Essure

=> Y esos problemas son, básicamente, los efectos secundarios del dispositivo permanente, instalado en más de 80.000 españolas.
=> Las afectadas denuncian permanentes e intensos dolores en la zona pélvica y abdominal y alergias.
=> Las protestas arrancaron en 2014 en EEUU, con la activista Erin Brokovich al frente, y las quejas se han multiplicado por 20.
=> En la UE no existe una supervisión común sobre estos dispositivos, confirma la eurodiputada de UPYD Beatriz Becerra.
=> Y más grave: en España no existe ningún tipo de filtro ni supervisión.

Que la multinacional abortista Bayer está atrapada desde hace tiempo -sobre todo en EEUU- por los daños colaterales de su anticonceptivo permanente Essure y sus numerosos efectos secundarios no es una novedad.
La novedad está en España, donde la eurodiputada de UPyD Beatriz Becerra da un paso al frente y se une a las denuncias de las mujeres españolas afectadas por esas dolencias, tras constatar -gracias a la información que le ha remitido la Agencia Europea de Medicamentos (EMA)- que en España no hay ningún filtro para evaluar esos peligrosos dispositivos.
El país más encendido en ese sentido es EEUU, gracias en parte a la activista Erin Brokovich, más conocida después de que Julia Roberts interpretara su vida en una película que lleva su nombre.
Brokovich se unió en julio de 2014 a las denuncias contra el Essure, comercializado por Bayer, una especie de muelle metálico hecho de níquel que se implanta en las trompas de Falopio para impedir que el esperma llegue a los óvulos, pero que provoca, entre otros efectos secundarios, permanentes e intensos dolores en la zona pélvica y abdominal, alergias al níquel o perforación de las trompas.
A esas mismas quejas se une ahora la eurodiputada Beatriz Becerra, que celebra un acto en Córdoba este sábado, 9, para denunciar la situación, apoyando las denuncias de la Asociación de Afectadas por el Essure, que agrupa a unas 240 mujeres aquejadas por esos daños colaterales.
En el acto también intervendrán Miguel Jara y Francisco Almodóvar, del Bufete Almodóvar & Jara, la portavoz de la asociación, Angélica del Valle, y Esther Velasco, vocal de la Sociedad Andaluza de Ginecología y Obstetricia SAGO.
La asociación de afectados, que tiene página en Facebook (problemas con Essure España) se dio a conocer hace relativamente poco tiempo -en septiembre pasado celebró su primera reunión en Colmenar Viejo (Madrid)-, después de que hubieran aumentado casos de intervenciones quirúrgicas por el Essure o la lista de espera para pasar por el quirófano.
Se calcula que hay un millón de mujeres en el mundo que se han implantado el dispositivo desde 2012, de las cuales unas 80.000 están en España. Los casos de personas reales de mujeres afectadas en nuestro país se desconocen, pero si se sabe que en EEUU, más concienciada con este problema, hasta 17.000, mientras las quejas se han multiplicado por 20 desde 2011.
El anticonceptivo tiene la triste gloria de haber sido aclamado como el método de control de natalidad más económico y menos invasivo (porque no corta o sella las trompas de Falopio), cuando en realidad, lo que está haciendo, como ha denunciado la propia Brockovich, es “perforar úteros, colon, paredes del estómago…”.
Beatriz Becerra se une a las afectadas después de haber constatado, a través de una respuesta parlamentaria en la Eurocámara, que en la UE no existe una supervisión y regulación común de los dispositivos sanitarios. La propia Agencia Europea de Medicamentos (EMA) confirmó que como esos dispositivos no son considerados medicamentos, escapan de su control, y que la regulación en este sentido varía según los Estados miembros. También los requisitos necesarios para su utilización.
Mientras en EEUU se descarta a ciertos perfiles de mujer que se consideran incompatibles con el Essure, en España no existe ningún tipo de filtro, asegura Beatriz Becerra, que aboga “por incrementar la transparencia en los ensayos clínicos y una reforma legal que incluya la creación de una institución independiente que evalúe los dispositivos sanitarios”. Pide además “una regulación común” a escala europea que asegure un nivel de protección adecuado para todos los europeos. ¡Qué menos!
Rafael Esparza