deutsch
english
francais
italiano
espanol
Photo
Alemania

Nota de prensa, 14 de mayo de 2012
Coordinación contra los peligros de BAYER

Alemania: Asaltado varias veces el domicilio de un activista crítico con las grandes corporaciones

En los últimos meses, la oficina y el domicilio familiar en Duesseldorf del conocido activista Axel Koehler-Schnura han sido asaltados al menos en tres ocasiones. Las cerraduras han sido cambiadas varias veces, pero esto no ha servido de nada. El ordenador personal de Koehler-Schnura también ha sido atacado por hackers.

En los asaltos se han robado dispositivos que contenían datos relacionados con el trabajo político de Koehler-Schnura, como su ordenador y teléfono portátiles y la cámara fotográfica. Los hechos han sido denunciados a la policía, que está investigando el caso.

La policía cree que se trata de criminales profesionales, ya que a pesar de los sistemas de seguridad no han dejado ningún rastro. Según ha manifestado la policía criminal, es probable que los asaltos estén relacionados con la actividad política de Koehler-Schnura. Las cerraduras que han tenido que ser sustituidas están siendo analizadas en el laboratorio por la policía.

Axel Koehler-Schnura trabaja desde 1988 en varias organizaciones ecologistas. Es miembro fundador de Coordinación contra los Peligros de Bayer (CGB), de la Federación de Accionistas Críticos, de la Asociación Federal de Iniciativas Ciudadanas para la Protección del Medio Ambiente (BBU), de la Red Activista contra los Pesticidas y de la Fundación Ética y Economía (ethecon). Ha participado además en la puesta en marcha del Ecobanco y del Fondo de ahorro y de reserva ProSolidar. En los Foros Sociales Europeos de Florencia y París fue responsable de la comisión internacional de vigilancia de las actividades de las empresas multinacionales. A finales de abril intervino en la Junta anual de accionistas de Bayer como accionista crítico.

Koehler-Schnura fue galardonado en 1998 con el Premio Business Crime Control, en 2000 con el Premio al Valor Cívico y en 2011 con el Premio Henry Mathews. En 2008 fue nominado para el Premio Nobel Alternativo.

En la actualidad, en su calidad de miembro fundador de ethecon, Axel Köhler-Schnura está preparando la entrega del Premio Black Planet a la empresa TEPCO, responsable de la catástrofe de Fukushima. Se han programado acciones en Tokio que contarán con participación internacional. En el marco de tales acciones, el año pasado trató de entregar el Premio Black Planet 2010 a los responsables de BP, pero la policía lo detuvo y frustró el intento.

Sus actividades críticas han atraído ya en el pasado en numerosas ocasiones la atención de los servicios de seguridad privados de Bayer, así como de la Oficina para la Protección de la Constitución. En los años 80, por ejemplo, fueron asaltadas a la vez las oficinas de los abogados de CGB y de las delegaciones de CGB en Colonia y Solingen, de donde sustrajeron los documentos relativos a una campaña de denuncia contra Bayer.

Las grandes corporaciones y también los servicios del Estado vulneran una y otra vez principios constitucionales fundamentales, incluso llevando a cabo operaciones encubiertas contra movimientos democráticos. Dan prueba de ello, por ejemplo, las investigaciones del doctor en Ciencia Política, Stephan Blancke (Private Intelligence, VS Verlag, Wiesbaden, 2011). En Suiza hay en la actualidad en curso un proceso judicial contra Nestlé por su infiltración en un grupo de Attac. Es bien conocido también el caso “Manfred Schlieckenrieder”, quien actuó de forma clandestina contra miembros de organizaciones democráticas por encargo de Shell, BP, del Servicio de inteligencia Federal y de la Oficina para la Protección de la Constitución. Los casos más trágicos de tales actuaciones antidemocráticas son el misterioso accidente de tráfico de la activista antinuclear Gay Silkwood, en 1974, así como la muerte de un miembro de Greenpeace a causa de un atentado con bomba de los servicios secretos franceses en 1985.

Nos dirigimos a la opinión pública porque se trata de un gravísimo ataque a la libertad de expresión así como a los derechos sociales y políticos fundamentales. Los ataques a Axel Koehler-Schnura van también dirigidos a las organizaciones de las que forma parte. Con tales acciones se está tratando de intimidar e impedir la crítica a fin de proteger los intereses de los poderes económicos. Las operaciones encubiertas contra activistas críticos –ya sea por encargo del Estado o de entidades privadas– representan un serio peligro para la democracia.

Condenamos toda operación clandestina con el propósito de intimidar, espiar, filtrar informaciones falsas, impedir una labor legal o provocar costosos daños, ya sean llevadas a cabo dichas acciones por los servicios secretos, por corporaciones privadas o por compañías de seguridad contratadas al efecto. Entran siempre en flagrante contradicción con derechos democráticos legalmente establecidos y representan un serio peligro para la democracia. Una democracia que hay que proteger frente a las crecientes agresiones que sufre por parte de los poderes político y económico.
(Traducido por Javier Fernández Retenaga)