deutsch
english
francais
italiano
espanol
Photo
EU

16 de mayo de 2005, El Universal online

Acepta ejecutivo de Bayer declararse culpable

Cumplirá una sentencia de cuatro meses en prisión y una multa de 50 mil dólares por conspirar para fijar los precios en el mercado de aditivos para el caucho

Un ex ejecutivo de la compañía alemana Bayer AG ha aceptado declararse culpable de conspirar para fijar los precios en el mercado de aditivos para el caucho, informó hoy el Departamento de Justicia de EU.

Como parte del acuerdo, Wolfgang Koch también aceptó una sentencia de cuatro meses en prisión y una multa de 50 mil dólares por su papel en la fijación de esos precios entre enero de 1999 y diciembre de 2001, informaron las autoridades.

De no llegar a un acuerdo, que aún debe ser aprobado por un tribunal federal, Koch afrontaba una pena máxima de tres años en prisión y una multa de 350 mil dólares, explicó el Departamento de Justicia en un comunicado.
Según la demanda presentada en un tribunal federal en San Francisco (California), Koch, quien ha aceptado colaborar en las investigaciones en curso, trabajaba como gerente del gigante farmacéutica cuando participó en la conspiración.

Las autoridades alegan que Koch participó en reuniones en las que se discutió la fijación de precios de estos productos en EU y en otras partes del mundo.
Las investigaciones federales que realiza el Departamento de Justicia en torno a la fijación de precios en ese sector de la economía ya han producido multas de más de 100 millones de dólares.

Los aditivos para el caucho, que en EU generan ventas anuales de cerca de mil millones de dólares, se utilizan para mejorar la elasticidad, resistencia y durabilidad de productos como neumáticos, ciertos muebles, mangueras, cinturones y calzado.

Bayer AG, con sede en Leverkusen (Alemania), y la empresa estadounidense Crompton ya se habían declarado culpables, como entidades, de participar en la conspiración y pagaron multas de 66 y 50 millones de dólares, respectivamente.
Otro ex ejecutivo de Bayer, Martin Petersen, y dos ex ejecutivos de Crompton, Joseph Eisenberg y James Conway, también se han declarado culpables de participar en la conspiración y aguardan sentencia en los tribunales.