deutsch
english
francais
italiano
espanol
Photo
TDI

Nota de prensa, 19 de julio de 2011
Coordinación contra los peligros de BAYER

Críticas a la proyectada fábrica de poliuretano de Bayer en Dormagen (Alemania)

CBG expresa sus objeciones y exige medidas de seguridad adicionales. Se han recogido 12.400 firmas.

La Coordinación contra los peligros de BAYER (CBG) y la sección alemana de Amigos de la Tierra han hecho públicas sus alegaciones contra una nueva fábrica de Bayer MaterialScience AG en Dormagen (Alemania). En sus instalaciones se producirán anualmente 300.000 toneladas de diisocianato de tolueno (TDI). El TDI se utiliza para la fabricación de un material plástico, el poliuretano.

El punto central de la crítica son los riesgos asociados a productos químicos tóxicos como el fosgeno, el TDI y el monóxido de carbono, que se emplearán en grandes cantidades. Sólo de fosgeno se utilizarán 360.000 toneladas anuales. Esta sustancia, que incluso en pequeñas cantidades puede ser mortal, fue utilizada en la Primera Guerra Mundial como gas venenoso.

En los 90, los planes de Bayer para instalar una planta de TDI en Taiwan fracasaron debido a la movilización de la población, que se opuso a un aumento de la producción de fosgeno.

La Coordinación contra los peligros de BAYER considera que el expediente de Bayer no cumple los requisitos para su aprobación. “En todo momento habrá en la planta alrededor de 60 toneladas de fosgeno, pero en el expediente no se consideran los efectos de un posible escape de grandes cantidades de este producto. Sin embargo, el desastre de Fukushima y los graves siniestros de Bayer en los últimos años ponen de manifiesto que las circunstancias de los accidentes son imprevisibles. Por eso han de tomarse también precauciones para escenarios improbables”, afirma Philipp Mimkes, de CBG.

Por primera vez, las zonas de las instalaciones en las que se emplee fosgeno contarán con un revestimiento protector. “Celebramos que Bayer prevea un sistema de contención. La empresa cumple así finalmente una exigencia que las organizaciones medioambientales plantean desde hace muchos años”, añade Philipp Mimkes.

En opinión de la Coordinación contra los peligros de Bayer, la empresa debería focalizar todos sus esfuerzos en desarrollar procedimientos para una producción de plásticos sin la utilización de fosgeno. Para reforzar esta exigencia, CGB ha recogido más de 12.400 firmas.

Otros aspectos objeto de crítica son los siguientes:

=> La instalación dista 283 metros del punto más cercano del perímetro de la fábrica, cuando la Comisión para la Seguridad de las Plantas Industriales aconseja para los fosgenos una distancia mínima de 1.500 metros respecto a zonas habitadas.
=> En el expediente no se mencionan los graves incidentes acontecidos en plantas de Bayer en que se emplean grandes cantidades de fosgeno (Baytown, en 2006, e Institute, en 2008, ambas en EE.UU.). Tampoco se tienen en cuenta los escenarios para los peores casos posibles.
=> En las instalaciones se producirán 10.900 toneladas anuales de residuos tóxicos de TDI, que será utilizados como combustible en otras fábricas. Esto provocará elevadas emisiones de gases tóxicos.
=> La producción de TDI exige un enorme gasto de energía. Por cada tonelada de TDI se generan alrededor de cinco toneladas de dióxido de carbono. Sin embargo, en el expediente no aparece un balance de energía y emisiones de CO2 correspondiente al proceso completo de fabricación.
=> En el expediente tampoco se contempla la posibilidad de un accidente aéreo, algo inaceptable teniendo en cuenta la densidad del tráfico aéreo en la región del Rin.

La CBG expondrá sus objeciones el 5 de octubre, en un acto abierto al público. Traducido por Javier Fernandez Retenaga
Más información:
=> BAYER AUMENTA AÚN MÁS LA PRODUCCIÓN DE FOSGENO
=> MIC: UN TRIUNFO HISTÓRICO DE LA COORDINACIÓN