deutsch
english
francais
italiano
espanol
Photo
BayerGate

BayerGate

Publicado por Miguel Jara el 16 de febrero de 2011

Ayer la compañía farmacéutica alemana Bayer celebró el centenario de su presencia en Portugal con una recepción en el Tivoli, un hotel de 5 estrellas en Lisboa. Existe una organización, de la que hemos escrito alguna vez, que ha seguido las actividades de Bayer durante 30 años. Se llama Coalición Contra los Peligros de Bayer. Está formada por científicos, químicos, farmacéuticos, pediatras, historiadores, biólogos e incluso algún parlamentario alemán. Tiene contactos por todo el mundo. Los conocí cuando escribía mi primer libro, Traficantes de salud (en la que aparece con profusión) y desde entonces de manera puntual me cuentan cosas.
Philipp Mimkes miembro del Consejo de Coalición Contra los Peligros de Bayer, me recuerda que la participación de Bayer en prácticas corruptas de la industria farmacéutica en Portugal nunca se ha investigado de manera adecuada. Me recuerda algo que yo conocí por teceros hace años. En 1997, el ex empleado de Bayer Alfredo Pequito denunció ante la Justicia la corrupción de médicos portugueses al recetar medicamentos a cambio de “congresos turísticos” y otros regalos de los laboratorios. Pequito recogió alrededor de 2.500 nombres de médicos que habían recibido regalos de lujo a cambio de recetas. Bayer se sometieron a exámenes médicos, sin ningún tipo de ética Portugal, y algunos murieron. La Inspección General de Salud del país vecino descubrió más tarde que, por ejemplo, en 1997, Bayer Portugal invirtió entre el 5 y el 10% de sus ganancias en esas actividades. Lo que me parece poco pues como se ha publicado hace poco hoy entre un 30% y un 40% del gasto medio de los laboratorios se destina a la promoción comercial, entre cuyas partidas está la de la red de Ventas.
En el año 2000 Pequito escapó por poco de un atentado contra su vida poco antes de dar testimonio contra de su antiguo empleador. En 2006 el semanario Expresso informó que ocho voluntarios murieron en un ensayo realizado por Bayer sobre el tratamiento de la insuficiencia cardíaca. Las pruebas fueron suspendidas y el producto nunca fue lanzado. Bayer nunca ha sido acusada en Portugal de corrupción de la profesión médica o de llevar a cabo exámenes médicos sin ningún tipo de ética. Sin embargo, en 2005, el gobernador antimonopolio multó a cinco grandes empresas farmacéuticas, entre ellas Bayer, a pagar 16 millones de euros por haber conformado con las otras un cartel de precios, fijar el mismo precio para el mismo producto fabricado por varias compañías con tal de eliminar la competencia.
Cuenta Mimkes que Bayer ha sido representado durante sus problemas en Portugal por un bufete de abogados muy conocido en Londres -Jardín, Sampaio, Caldas e Associados- que han ocupado, respectivamente, el Ministerio de Justicia, la Presidencia de la República y el Ministerio de Defensa, ni más ni menos. Parece que la firma está muy buen relacionada en Portugal y quizá eso la haya protegido ante la Justicia.
Años después Pequito insistiría y denunciaría la corrupción de Bayer en una asamblea general de accionistas. No sé si le hicieron mucho caso.

29/10/2001, El País

La Fiscalía de Portugal investiga a decenas de médicos por corrupción

Cuatro facultativos, condenados por aceptar regalos de los laboratorios

JAVIER GARCÍA - Lisboa - Las denuncias del ex delegado de información de Bayer, Alfredo Pequito, y las investigaciones de la Inspección General de Salud sobre la supuesta corrupción de médicos portugueses al recetar medicamentos a cambio de 'congresos turísticos' y otros regalos de los laboratorios, han obtenido hasta ahora un balance de cuatro condenados, 23 procesados y 83 pendientes de investigación, según la Fiscalía del Estado. La industria farmacéutica ha sido amnistiada por una ley promulgada en el aniversario del golpe del 25 de abril de 1974.

La condena judicial por este tipo de corrupción no puede superar el año de prisión para los médicos y suele quedarse en una multa. A pesar de haber sufrido todo tipo de amenazas y varias agresiones físicas, el ex delegado de la multinacional alemana Bayer, Alfredo Pequito, explicó a este periódico que sus denuncias 'han servido para poner de manifiesto la corrupción de los médicos, no sólo en Portugal, puesto que estas prácticas se realizan de forma generalizada, y para destapar unas redes muy poderosas'.

Pequito resalta: 'Las investigaciones policiales y del Ministerio Público comenzaron mucho tiempo después de mis denuncias, lo que ha permitido que muchos de los implicados hayan tenido tiempo para destruir u ocultar pruebas y resolver situaciones irregulares'.

No obstante, el ex delegado de la multinacional afirma que seguirá hasta el final y llevará a Bayer 'hasta los tribunales europeos'. Y añade que hay además 'otro tipo de irregularidades, como las decenas de ensayos sobre el Lipobay realizados en Portugal sin que se sepa cuáles han sido sus resultados'.
En septiembre de 1997, Pequito denunció el caso al Diário de Notícias, y un mes después la ministra de Salud anunció que la Fiscalía General del Estado se disponía a investigar las relaciones de los médicos con la industria farmacéutica. Siete meses después, la ministra admitió la apertura de algunos expedientes disciplinarios, aunque se resaltaron las dificultades para localizar pruebas. En abril de 1999, la Inspección General reconoció que existían 236 procesos disciplinarios abiertos, pero el 31 de enero de 2000 la ministra Manuela Arcanjo anunció la amnistía de esos casos.

Generalmente los laboratorios facilitan unos bonos de dinero canjeables en diversas agencias de viajes para que los médicos paguen sus desplazamientos a congresos supuestamente profesionales. El ministro de Salud, Correia de Campos, que ha pribido la asistencia de los médicos a congresos convocados en diversos países, reconocía en julio al diario Público: 'Es inaceptable que un congreso de clínica general en Finlandia haya tenido 800 participantes, de los cuales 600 eran portugueses'. El año pasado otro simposio facilitó a los asistentes un viaje de 15 días por el Caribe y un descenso por el Amazonas para discutir 'la sexualidad de los ancianos'.

El presidente del Colegio de Médicos de Portugal, Germano de Sousa, ha mostrado su sorpresa por las medidas oficiales y ha criticado la prohibición de los desplazamientos a congresos próximos, como el de Chile, 'por su contenido científico y la calidad de los conferenciantes'.

Más información:
=> Abbott, Bayer, Menarini: Multan con 19 mdd a empresas farmacéuticas que operan en Portugal
=> Alfredo Pequito´s speech in Bayer shareholder meeting and a photo of Pequito in the meeting
=> Portugal regulator fines Abbott, Bayer, others for price fixing
=> Portuguese paper Expresso on the deadly tests with Bayer´s medication Escadotril
=> An interview with Alfredo Pequito
=> An article in The Guardian on the attempts on Pequito´s life