deutsch
english
francais
italiano
espanol
Photo
Traficantes de Salud

MIGUEL JARA

Traficantes de Salud (extracto)

Cómo nos venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad

Icaria Editorial, ISBN 978-84-7426-913

“Sencillamente MAGISTRAL, se lo digo sinceramente. Un libro muy riguroso de un autor valiente que cuenta una historia amena, muy documentada y fácil de leer. Este trabajo acerca a la ciudadanía informaciones decisivas para conservar su salud que a menudo pasan desapercibidas. Es una aportación fundamental para anteponer las personas a los negocios”.
Juan José de López Torres, Presidente de la Asociación Nacional de Consumidores y Usuarios de Servicios de Salud (Asusalud)

Bayer. De cruz gamada a cruz verde

La revista Multinational Monitor, que vigila el comportamiento de las corporaciones transnacionales, eligió a Bayer durante los años 2001, 2002 y 2003 como una de las diez peores empresas del mundo. Russell Mokhiber y Robert Weissman, editores de la publicación, elaboran cada temporada una lista en la que incluyen a las diez compañías que más han destacado por su lucha contra los Derechos Humanos o el medio ambiente. Mokhiber y Weissman acusan a Bayer, creada en el año 1890, de chantajear al Gobierno estadounidense y a los ciudadanos con el precio de su medicamento contra el ántrax, Ciprobay. Bayer mantuvo el monopolio de este antídoto en plena crisis por los atentados del 11-S. La multinacional también obtuvo un puesto en la lista de las diez peores por su peligroso tráfico de antibióticos para aves de corral, que ha contribuido a que los humanos generemos resistencia a éstos, según los autores del informe. Multinational Monitor ha valorado el acoso al que la casa germana ha sometido a la Coalición Contra los Peligros de Bayer, una organización ciudadana teutona que ofreció en internet la página web BayerWatch.com, ahora http://www.cbgnetwork.de/.39 Esta asociación vigila a Bayer desde 1983.

Mano de obra forzada en Auschwitz
Bayer comenzó su gran expansión con el nacimiento, en el año 1934, del complejo químico IG Farben, auspiciado por el régimen nazi de Adolf Hitler. Junto a Bayer se encontraban empresas tan conocidas como BASF, Agfa o Hoechst. IG Farben fue declarada culpable por el Tribunal Internacional de Crímenes de Guerra de Nuremberg, cuyo juicio se celebró durante 1947, por su responsabilidad en la guerra y la represión de la dictadura nacionalsocialista. Uno de los inventos de este complejo fue el gas Zyklon-B, utilizado en las cámaras de gas durante el genocidio.
Bayer suele argumentar públicamente que no es la sucesora legal de IG Farben, pero no duda en utilizar su experiencia durante el totalitarismo nazi para continuar obteniendo beneficios. La relación entre Bayer y el III Reich fue lo suficientemente estrecha como para que la familia del gerente de la compañía recibiera las condolencias, tras su muerte, del mismísimo Führer, indican desde la citada Coalición. En pleno holocausto nazi, cuando millones de personas sufrían los campos de concentración y el asesinato masivo, IG Farben dispuso, por orden del jefe de las S.S. Heinrich Himmler, de una fábrica de productos químicos al lado del campo de exterminio de Auschwitz.
Estas instalaciones surtieron de trabajadores forzados a las empresas del grupo. El capital de la corporación aumentó de manera espectacular entre 1933 y 1945.40 Tras la guerra, los aliados dividieron IG Farben y Bayer sacó el mejor provecho. Hoy, productos de aquella época .como la fibra sintética Perlon., materias primas para elaborar pinturas, las sulfamidas o la solución de sales de plata, son rentabilizados por Bayer. La relación de la compañía con el biocidio diseñado por los nazis fue muy directa. Por ejemplo, el capitán de las S.S., Helmuth Vetter, que realizó experimentos con represaliados en Mauthausen y Auschwitz, fue enjuiciado en Nurenberg y condenado a muerte. Era empleado de Bayer. Ningún responsable de la farmacéutica se sentó en el banquillo porque no existía documentación que les encausara.
Con posterioridad salió a la luz el archivo personal de Wilhem Mann, que durante el nacionalsocialismo fue director de ventas de Bayer. Entre esos papeles apareció un documento en el que la empresa se comprometía a financiar los experimentos de Josef Mengele. En una nota, Mengele indicó a Mann: «Tengo la oportunidad de probar nuestros preparados. Me siento en el paraíso».41
Mel Weiss, abogado estadounidense de Eva Kor, una de las cobayas humanas de otro médico nazi, Helmuth Vetter, ha afirmado ante las excusas de Bayer: «Claro que fueron ellos. Hemos seguido sus finanzas, sus transacciones, su lista de personal, y son los mismos; la Bayer de la Segunda Guerra Mundial es la misma de hoy».42
En el portal de internet ArteHistoria.com, en una información sobre cómo la industria alemana utilizó mano de obra esclava en los campos de exterminio nazis, se reproducen unos fragmentos de la correspondencia sostenida por responsables de Bayer con el comandante del campo de Auschwitz. Estos testimonios están extraídos de los archivos del proceso de Nuremberg, n. 7184:
Le agradecemos mucho, señor, ponga a nuestra disposición un cierto número de mujeres para una serie de experiencias que nos disponemos a realizar con un nuevo narcótico... Acusamos recibo de su respuesta. Sin embargo, consideramos exagerado el precio de 200 marcos por una mujer. No podemos ofrecerle más de 170 marcos por cabeza. Si está usted de acuerdo, iremos a buscarlas.
Necesitamos aproximadamente 150 mujeres ... Hemos recibido el envío de las 160 mujeres. A pesar de que todas ellas estaban en un estado de extrema debilidad, creemos que pueden
servirnos. Le informaremos del desarrollo de las experiencias ... Hemos realizado las experiencias. Todas las personas enviadas han muerto. Próximamente nos dirigiremos a usted para un próximo envío.43

Ántrax y secuelas del 11-S
El 11 de septiembre de 2001 Estados Unidos sufrió varios atentados cuyos objetivos más sobresalientes fueron las Torres Gemelas de Nueva York y el edificio del Pentágono. Durante las semanas posteriores, por todo el mundo se extendió el temor ante la posibilidad de nuevas agresiones que esta vez tendrían como protagonista a la bacteria del ántrax, conocida arma biológica. La muerte de tres personas durante el mes de octubre ayudó a alimentar el terror global. En un momento crítico para la humanidad, los ejecutivos de Bayer volvieron a frotarse las manos. La multinacional germana poseía en esos días la patente del antibiótico Ciprobay, el más efectivo contra el ántrax. El Gobierno de EE UU necesitaba 1.200 millones de pastillas pero Bayer sólo podía fabricar 60 millones cada mes. Ante las prisas de las distintas administraciones, el Gobierno de Canadá y el Partido Demócrata estadounidense propusieron obviar la patente de Bayer y encargar a otros laboratorios que produjeran un genérico de Ciprobay.
Bayer amenazó con demandar al Ejecutivo canadiense y en este particular tira y afloja tuvo que rebajar el precio de la caja de Ciprobay de 330 euros las 60 dosis a 90 euros.44
La conclusión, en 2003, de la patente de Ciprobay ha mantenido alerta a varias compañías farmacéuticas deseosas de colocar en el mercado un producto similar. Bayer también estaba en guardia. «En 1997 la empresa Barr Laboratories, una de las fabricantes de genéricos más importantes en EE UU, estaba lista para sacar al mercado su versión de Ciprobay. Cuando Bayer conoció las intenciones de Barr, inició un juicio para impedir el permiso del genérico. Entre trámites y el proceso legal iban a transcurrir 30 meses antes de que el genérico estuviera en las farmacias... y 30 meses significaban mucho dinero.
Así que, en lugar de permitir que otra empresa fabricara el medicamento, Bayer llegó a un acuerdo con Barr: pagarle 30 millones de dólares cada año, desde 1997 hasta 2003, cuando expira la patente de Ciprobay, o antes si un juez resolvía la controversia».45
En este asunto observamos el doble rasero con que se trata a los ciudadanos, dependiendo del suelo que pisen. En esas mismas fechas, la OMS señaló que 17.000.000 de personas mueren al año por no poder pagar fármacos fundamentales que son corrientes en los países ricos.
En plena resaca del 11-S, en EE UU y Canadá se planteó la posibilidad de obviar la patente de Ciprobay para poder acceder rápido a las dosis necesarias. Paradójicamente, los países industrializados presionan a través de la Organización Mundial de Comercio (OMC) para perpetuar las patentes de preparados esenciales en los pueblos pobres.46
La Coalición Contra los Peligros de Bayer ha advertido que «en países como Filipinas Ciprobay está anunciado como un producto para cualquier tipo de infección pero puede ofrecer efectos secundarios graves, incluso problemas psiquiátricos. Sólo debe utilizarse, seg ún los expertos, como última solución».

Heroína it`s my life
Corría la década de los años sesenta del siglo XX cuando Lou Reed cantaba heroin, it.s my wife and it.s my life. La Heroína: su esposa y su vida. Para entonces, la cúpula directiva de Bayer y sus accionistas no debían estar tan líricos. El caballo había pisado demasiadas vidas que no volverían a crecer. La heroína .del término alemán heroisch, por sus supuestos efectos energéticos. es probablemente la droga más peligrosa y utilizada del mundo; una sustancia que Bayer comenzó vendiendo como medicamento.
Los orígenes del narcótico se remontan a 1874, cuando un farmacólogo inglés, C. R. Alder Wright, hirvió la morfina en anhídrido acético para producir una droga más potente llamada diacetilmorfina.
El preparado empezó a circular por las venas de medio mundo en 1898 de la mano de la casa alemana. Hubert Ostendorf, de la Coalición Contra los Peligros de Bayer, ha indicado que la multinacional experimentó su nuevo producto en gatos, peces, cobayas e incluso «en sus propios empleados y sus hijos».47 La compañía de la cruz verde «hizo una campaña de publicidad muy agresiva en 1900 sin haber realizado estudios clínicos serios y repartiendo pruebas gratuitas a los médicos. La transnacional aseguró que la heroína era inofensiva para la salud humana, que no provocaba adicción y que era eficaz para cólicos en bebés, asma, epilepsia o cáncer intestinal», asegura Ostendorf.
El Observatorio sobre Drogas del Gobierno de La Rioja afirma que en España se detuvo la producción medicinal o farmacológica de esta droga en 1913 por sus efectos adictivos.48 En diciembre de 1914 el Gobierno de EE UU restringió su uso. En Alemania fue prohibida el 6 de abril de 1971 pero funcionó como fármaco durante más de setenta años. En un principio, la publicidad de Bayer rezaba: «Al revés que la morfina esta nueva sustancia produce un aumento de la actividad. Adormece todo sentimiento de temor. Incluso en dosis mínimas hace desaparecer todo tipo de tos».49 Hoy no puede comercializarse y sus usos científicos virtualmente no existen.

El mito Aspirina
«La administración de ácido acetilsalicílico (AAS) o salicilatos en niños y adolescentes durante una enfermedad viral, varicela o un proceso febril se ha asociado con la aparición del Síndrome de Reye (SR), una enfermedad poco frecuente pero grave», explica la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.50 La conocida Aspirina, compuesta por AAS, es peligrosa para los niños cuando la utilizan para un simple catarro. Puede provocarles daños graves en el cerebro y en el hígado. Desde junio de 2003, Aspirina infantil no puede ofrecerse a menores de dieciséis años. También está desautorizada la venta de Ácido acetilsalicílico Mundogen, de Mundogen Farma; Aspinfantil, de Diviser Aquilea; Dolofarma niños, de Max Farma; Mejoral infantil, de GlaxoSmithKline; Okal infantil, de Puerto Galiano; y Eucalyptospirine niños, de Pfizer. Todos ellos con AAS, cuyo uso en menores de doce años Gran Bretaña ya prohibió en 1986.51 Un medicamento contraindicado para una simple fiebre es el fármaco más conocido y consumido del planeta; el mejor ejemplo de cómo la marca supera al propio producto y su buen nombre encubre ciertos males.
La Aspirina fue extractada de la corteza del sauce blanco. El 10 de octubre de 1897, Félix Hoffmann, científico de Bayer, sintetizó el AAS. En la actualidad, cada año se producen 50.000 toneladas y 2.500 personas ingieren una dosis cada segundo. La excesiva confianza en Aspirina se ha convertido en un peligro. El Síndrome de Reye puede causar la muerte. En EE UU, «a medida que la Aspirina se ha ido abandonando como medicación antifebril en los niños, se ha observado una dram ática disminución del Síndrome de Reye».52 La Aspirina, además, es la causa más frecuente de intoxicación en niños en todo el mundo.53 Se ha comprobado que la fórmula produce en los menores mareos, confusi ón mental, dolor abdominal, hemorragia digestiva e incluso fiebre, manifiesta el equipo del doctor Osvaldo Stoliar.
El debate sobre la obligación de aumentar las advertencias de analgésicos de gran consumo como la Aspirina trae de cabeza a la industria. Wall Street Journal y New York Times han citado la existencia de una «guerra de advertencias en los analgésicos de EE UU»; un enfrentamiento entre empresas tras la propuesta de la FDA de combatir los efectos adversos del paracetamol y la Aspirina. Cada multinacional mantiene que sus productos son seguros y carga las tintas sobre sus rivales comerciales. Ninguna corporación quiere que su preparado tenga advertencias más severas que las de la competencia.
La automedicación con Aspirina es un problema que Bayer fomenta con la publicidad. En Brasil, la compañía ha retirado, por la presión administrativa, sus anuncios que mostraban la necesidad de ingerir dos comprimidos de Aspirina cada día para combatir los dolores corporales.54
La compañía también ha rebajado el tono de la publicidad que incita a tomar cada día una dosis de AAS para prevenir el infarto de miocardio y el accidente cerebral en adultos con buena salud. «No hay evidencia de que los individuos sanos se beneficien de los poderes cardioprotectores .... Es más, el uso inapropiado de la Aspirina puede tener complicaciones hemorrágicas, como úlceras y accidentes cerebrovasculares», cita British Medical Journal (BMJ).55 El New
England Journal of Medicine también duda del efecto positivo de la Aspirina para ciertos problemas coronarios. Un trabajo demuestra que la sustancia ibuprofeno anula el efecto de protección cardiaca de la Aspirina al usarlos juntos.56
Esta información contrasta con el premio que recibió Bayer en 2003 por la campaña publicitaria Frágil. Contiene un corazón, del fármaco Adiro (ácido acetilsalicílico), en los RX Club Awards, los
Oscars de la comunicación en el ámbito sanitario, según la corporación. El trabajo galardonado recomienda «administrar dosis bajas de ácido acetilsalicílico (Adiro) en pacientes de riesgo (vascular)».57
Pero «si utiliza Aspirina para prevenir patologías cardiacas y al mismo tiempo emplea otros antiinflamatorios para reducir el dolor debido a una artritis u otras enfermedades, debe saber que el riesgo de sufrir un infarto no se evita. El motivo se encuentra en que los segundos fármacos neutralizan los beneficios del ácido acetilsalicílico, según concluyen los resultados de un estudio».58 Este trabajo afirma que Aspirina «no protege contra un primer ataque cardiaco» en los consumidores habituales de otros analgésicos, cuando estos fármacos se han tomado más de sesenta días en un año.59 Bayer reconoce los hechos.60
La compañía alemana ha difundido la noticia de que investigadores del Instituto Holandés del Cáncer han comprobado que el AAS «puede ser eficaz para combatir los tumores benignos de la piel que
surgen en folículos y glándula». El estudio se suma a «las evidencias
existentes sobre la eficacia de Aspirina en la prevención de diversas
formas de cáncer».61 Producto milagroso, dependiendo del milagro
que se busque. Aspirina es una mina de beneficios para Bayer. Prueba
de ello es que en el periodo de trece meses el Área de Comunicaci
ón de la empresa ha llegado a ofrecer trece notas de prensa que
hacen referencia al medicamento. Los comunicados de Bayer venden
ilusión y conclusión: Aspirina es buena para todo. Aspirina y otros
AINE ejercen efectos preventivos frente al Alzheimer, Aspirina a bajas
dosis reduce los niveles de presión arterial en hipertensos si se toma antes
de acostarse, Aspirina puede reducir en un 40% el riesgo de cáncer de
pulmón en fumadores, Aspirina antes de dormir reduce el riesgo de
hipertensión en embarazadas o Aspirina es eficaz en la endocarditis
bacteriana, son algunos titulares de dichas notas.
Otro preparado de Bayer que contiene AAS es Alka Selzer. La Agencia
de Medicamentos lo ha revisado y concluye que no es admisible
que combine ácido acetilsalicílico y antiácidos para el «dolor y molestias
de estómago por exceso de comida o bebida». La multinacional
ha suprimido el AAS y lo formula sólo con antiácidos.62 Lo penúltimo
que hemos sabido sobre Aspirina es que «uno de cada cinco
asmáticos es alérgico» a la fórmula y otros antiinflamatorios no esteroideos.63

Productos cuestionados
La historia de Bayer está salpicada polémica. Edrul fue un medicamento
para aumentar la eliminación de la orina descubierto por Agfa,
empresa filial de Bayer hasta mediados de 2002, en que la compañía
de la cruz verde vendió sus acciones tras la crisis provocada por la
prohibición de Lipobay. Ostendorf explica que «al probar las reacciones
en animales ya observaron efectos secundarios. Expertos de la
compañía advirtieron que no debía continuarse con la investigación
y al principio las autoridades alemanas no permitieron su venta, pero
después de que se autorizase en otros países el Gobierno alemán lo
aprobó. Produjo disfunciones neurológicas y se dieron casos de grave
daño en los riñones». Bayer retiró el producto en el año 1987. «Todavía la Seguridad Social alemana paga las curas de las víctimas», afirma esta persona.
La Coalición mantiene que los expertos también vaticinaron
que Glucobay (acarbosa), un fármaco para la diabetes, daría problemas:
«Lo consideraron inútil e inadecuado. Ha producido efectos
secundarios como diarreas graves o gases intestinales y no aporta novedades terapéuticas. En EE UU fue prohibida su comercialización. No se ensayó en humanos porque provocó cáncer en ratas de laboratorio. A pesar de ello, Bayer ha realizado campañas de promoción y ha conseguido que se comercialice incluso en EE UU», argumenta Ostendorf.
La empresa mantiene, basándose en un reciente estudio, en el
que se han incluido pacientes españoles y que ha contado con la participaci
ón del Hospital Clínic de Barcelona, que el tratamiento con
acarbosa «previene y retrasa la aparición de diabetes Tipo 2».64
La FDA recomendó hace más de una década «no utilizar Adalat
(recetado para enfermos del corazón). Puede provocar un aumento
del número de muertes entre sus consumidores. Además, posee
un componente para protegerlo de la luz que puede producir cáncer
», concluye Ostendorf. Bayer asegura que Adalat aporta beneficios
adicionales en la prevención cardiovascular de pacientes con
angina de pecho.65 El fármaco es uno de los más vendidos en el Estado español.

En crisis por Lipobay
Tras el escándalo de Lipobay, Bayer entró en crisis. Las decenas de
muertes provocadas por el fármaco y el descubrimiento de
sobrefacturación en EE UU por otros preparados pusieron en peligro
financiero a la casa y sus principios fueron cuestionados en todo el
mundo.66 Los investigadores del Gobierno de EE UU descubrieron
que Bayer aumentó durante años el precio de docenas de fármacos
financiados por la sanidad pública.67 La empresa tuvo que desembolsar
230.000.000 euros tras negociar la situación con la Administración estadounidense. Se ha calculado que resolver extrajudicialmente el caso Lipobay podría costar unos 5.000.000.000 dólares. En marzo de 2004, Bayer llevaba pagados en juicios 690.000.000 euros y había pactado con varias compañías aseguradoras que le cubrieran gastos por valor de 967.000.000 euros. Pero todavía tenía pendientes 9.948 demandas.
Un abogado de las víctimas, M. Watts, ha declarado: «el jurado
ha visto documentos de una compañía que sabía que sus medicamentos
mataban a la gente, y que de todas formas decidió seguir
adelante matando personas por obtener ganancias de miles de dólares
».68 Año y medio antes del Caso Lipobay, Bayer anunció un plan
de reestructuración para ahorrar 1.500.000.000 euros anuales. El proyecto
incluía el despido de 4.000 trabajadores.69

Empleados rebeldes
Las denuncias de Alfredo Pequito, ex delegado de Información de
Bayer en Portugal, condujeron a la Inspección General de Salud de
dicho país a investigar la supuesta corrupción de médicos portugueses
al recetar fármacos a cambio de viajes a congresos.70 Las pesquisas
de la Administración portuguesa concluyeron con la condena
de cuatro médicos, el proceso de otros 23 y la apertura de
expedientes a 83 más. Pequito recibió amenazas y agresiones físicas.
Este empleado puso de manifiesto la corrupción de numerosos
galenos y la existencia de redes muy poderosas. De nuevo saltó a la
palestra Lipobay. El trabajador imputó a Bayer la realización en
Portugal de «decenas de ensayos» con el fármaco «sin que se sepa
cuáles han sido sus resultados».71 Una de las consecuencias de las
denuncias de Alfredo Pequito fue que el ministro de Salud del país
vecino, Correia de Campos, prohibió la asistencia de médicos a congresos en el extranjero.

Provistos de derecho a voto, quienes también se han enfrentado
a la dirección de la compañía y a los grandes inversores son el grupo
de Accionistas Críticos de Bayer. Éstos han convertido en tradición
invitar a víctimas de fármacos de la casa a las asambleas de la corporación para explicar sus problemas.
Menos crítico fue Klaus Kuehn, director financiero de Bayer, que
ganó 30.000 euros en un día con acciones de la empresa.72 Al amparo
del caso Baycol/Lipobay, Kuehn y su mujer compraron 8.000 bonos
de la empresa horas antes de que un Tribunal de Texas resolviese que
Bayer no era culpable de la enfermedad de un paciente víctima el
citado medicamento. Las acciones de la casa teutona subieron un 39% tras el fallo judicial.
Bayer está presente en casi todos los grupos de presión que impulsan
la globalización capitalista: el Consejo de la Economía Mundial
para un Desarrollo Sostenible, el Consejo de la Industria Química Europea .patronal farmacéutica europea., la Mesa Redonda de los Industriales, la Federación Internacional para la Salud Animal .que promueve el uso de hormonas de crecimiento y la cría con técnicas genéticas., Diálogo Económico Transatlántico .que combate cualquier regulación en materia de salud., o EuropaBio, Asociación Europea de Bioindustrias .que presiona a la Unión Europea
para que se comercialicen libremente los alimentos transgénicos.
Cuando nos encontramos cerrando este libro sabemos que están
perfilándose los detalles de la fusión entre Bayer y Schering AG en lo
que será la futura Bayer Schering Pharma, cuya facturación anual se
espera que alcance los 15.000 millones de euros.73

El fármaco inseguro de Bayer

El baile de cifras cuando un medicamento resulta mortal es, desgraciadamente, algo que se repite una y otra vez como si tras las estadísticas no hubiera personas, dolor, sufrimiento. Con el fármaco anticolesterol Lipobay/Baycol, de Bayer, también ha ocurrido. Desde agosto de 2001, cuando la casa alemana retiró el producto, tras conocer los primeros fallecimientos que provocó, no ha sido posible saber cuántas personas han muerto a consecuencia de su ingesta.
Ignacio Sánchez León, portavoz de Bayer en España, declaró que «esta cifra (100 muertes) es un dato estadístico que, a nosotros, distintas autoridades sanitarias de varios países nos han facilitado relacionadas con el fallecimiento y la ingestión de una serie de medicamentos, y uno de ellos es el Lipobay».33
En ese momento, enero de 2002, la Asociación El Defensor del Paciente (ADEPA) calculaba en 19 el número de fallecidos, sólo en nuestro país. En la denuncia que posteriormente puso un grupo de abogados de diferentes lugares de la geografía española en representación de las víctimas del fármaco Lipobay, la cifra de afectados es de unas sesenta personas, de las cuales al menos ocho están muertas. Para quienes han sobrevivido al preparado de Bayer las consecuencias van desde dolencias leves, pasando por fibromialgia (dolor generalizado en los músculos), hasta neuropatías muy graves en los casos en que estuvieron a punto de morir. En la época en que se descubrieron las muertes relacionadas con Lipobay lo tomaban 200.000 españoles.34
El principio activo de Lipobay era la cerivastatina que, en combinación con gemfibrocilo, resulta mortal. Los fallecimientos se produjeron por colapso renal como consecuencia de la destrucción de tejido muscular o rabdomiólisis.
El Juzgado de Instrucción número 16 de Madrid instruyó las diligencias previas contra el Ministerio de Sanidad por permitir, a través de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), que se comercializase Lipobay «sin haberse realizado los debidos ensayos clínicos. Las pruebas se concibieron en Inglaterra pero no se utilizaron las personas necesarias para comprobar su eficacia y seguridad, y con el tiempo se demostró que los verdaderos estudios se hicieron sobre la marcha, con la venta del producto en las farmacias», explica Antonio Navarro, abogado que coordinó la demanda multitudinaria contra la Administración sanitaria española.
La Audiencia Provincial madrileña archivó el caso al considerar que no existía delito de imprudencia.
En Alemania, el Ejecutivo teutón ha acusado a Bayer de ocultar los riesgos del fármaco:
El Secretario de Estado de Sanidad, Theo Schroeder, afirmó que la empresa ya sabía el 15 de junio (de 2001) que el medicamento contra el colesterol era «especialmente peligroso», pero no lo avis ó hasta el 10 de agosto, dos días después de retirar el producto del mercado (vinculado a 52 muertes).35
Esta información, que fue portada de El País, explica que:
La compañía cambió la ficha técnica del medicamento basándose en un informe fechado el 15 de junio. El nuevo prospecto avisaba que no se debía prescribir el Lipobay mezclado con gemfibrocilo, un medicamento para bajar los triglicéridos. Esta modificación fue recogida por las agencias europeas de Sanidad, incluida la española, en julio. El 8 de agosto, ante la evidencia de que en muchos países se seguía recetando la combinación peligrosa, Bayer retiró el Lipobay del mercado.
La marca de la cruz verde alegó por entonces que el 28 de abril informó al Ministerio de Sanidad sobre las pruebas realizadas. En el Estado español no hemos conocido si Bayer sabía de antemano los gravísimos efectos de su producto antes de comercializarlo. Ni si la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios permitió su venta con dichos datos en la mano. Los responsables de la AEMPS no han entregado la documentación sobre ensayos epidemiológicos que Bayer tuvo que realizar para que su medicamento cumpliera con los controles de dicha institución, encargada de velar por la salud pública. La Agencia ha obviado las preguntas de la oposición en el Parlamento (véase nota a pie de página nº 34), y los requerimientos de los tribunales. Ha actuado así como garante de los intereses de las farmacéuticas.
El 30 de mayo de 2001, recordemos que el producto no se retiró hasta el mes de agosto, la AEMPS ya llevaba registrados 34 episodios de rabdomiólisis asociados a cerivastatina. «En el 65% de los casos el paciente estaba en tratamiento concomitante con gemfibrocilo», explica en una nota sobre riesgos de medicamentos este organismo. Se trata de un aviso para que no se recete la mencionada combinación.
El 18 de junio vuelve a emitir un comunicado diciendo lo mismo. El 2 de julio anuncia la modificación urgente de la ficha técnica y el prospecto del fármaco. Por fin, el 8 de agosto «a solicitud del laboratorio farmacéutico Bayer», la Agencia de Medicamentos suspende la venta de Lipobay, Liposterol (Vita), Vaslip (Ferrer Internacional), y Zenas Micro (Fournier). En ninguna de las notas informativas se menciona muerte alguna. Si no se lo hubiera pedido Bayer, ¿cuándo hubiera retirado este producto la Agencia Española?36
Tras la muerte de un número incalculable de pacientes relacionados con Lipobay, Bayer ha intentado frenar los cientos de demandas que le esperaban con acuerdos amistosos, práctica habitual cuando alguna empresa farmacéutica se ve comprometida en alguno de estos casos. Los convenios a espaldas de los Tribunales de Justicia son más baratos. En octubre de 2003 numerosos medios de comunicación se hicieron eco de las declaraciones de un portavoz de Bayer que indicó que la compañía llevaba gastados 529 millones de euros en dichos acuerdos para satisfacer 1.683 demandas. La multinacional enfrentaba 11.300 requerimientos.
La Asociación El Defensor del Paciente, que ha denunciado numerosos casos de víctimas de Lipobay, ha advertido al Ministerio de Sanidad que:

El 8 de agosto de 2001 (el mismo día de la suspensión del fármaco), la multinacional Bayer llevó a cabo un ensayo-investigación clínica con el medicamento Lipobay en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid. Dicha prueba, identificada con el número de referencia .BAY w 6228/450007 (Eficase)., estuvo dirigida por el doctor Jover, de la Unidad de Lípidos del mencionado Centro de Salud. Sospechamos que 26 personas (posteriormente, el abogado de una de ellas elevó el dato a 41) sufrieron dicha prueba. Desconocemos para qué se realizó pero algunos pacientes como M.M.C. sintieron molestias musculares. Este experimento se hizo aun sabiendo las reacciones adversas a la cerivastatina en enfermos tratados con Lipobay. El ensayo continu ó durante el año 2001 a pesar de la alerta cursada por el Ministerio.
Todo ello sin que los pacientes lo supieran. En efecto, según Antonio Navarro, letrado que, entre otros, ha llevado el caso de M.M.C., «los pacientes fueron engañados con que iban a participar en un ensayo sobre la dieta mediterránea y firmaron un consentimiento informado sin ninguna explicación para, posteriormente, recibir cerivastatina y alimentos de dieta mediterránea».
El Día de Valladolid realizó una investigación sobre el asunto y concluyó: «Sanidad sí usó cobayas humanas en Valladolid».37 En 2001, Lipobay fue el tercer producto más vendido de Bayer, que esperaba facturar 997.000.000 euros con su venta durante dicha temporada.38

33. «Bayer admite que Lipobay puede estar relacionado con 100 muertes en
todo el mundo», Suplemento de Salud de El Mundo, 18 de enero de 2002.
34. El 12 de septiembre de 2001 Consuelo Rumí Ibáñez, diputada del PSOE,
formuló al Gobierno .del Partido Popular. varias preguntas con motivo de
Lipobay. Una de ellas fue: «¿Dispone el Ministerio de Sanidad y Consumo o la
Agencia Española del Medicamento de un informe relativo a un estudio
epidemiológico sobre trastornos musculares por consumo de .Lipobay. elaborado
por .Bayer.?» Boletín Oficial de las Cortes Generales, Palacio del Congreso de los
Diputados, 26 de septiembre de 2001, número 237, 184/016522. Hoy Consuelo
Rumí es Secretaria de Estado para la Inmigración y puestos al habla con sus colaboradores
indican que no recibió respuesta del Gobierno del PP. Esos documentos
son imprescindibles para conocer lo que sabía Bayer del medicamento y sus efectos
adversos antes de comercializarlo.
35. Emilio de Benito, «El Gobierno alemán acusa a Bayer de haber ocultado
los riesgos del fármaco Lipobay», El País, 17 de agosto de 2001.
36. «Cerivastatina y casos de rabdomiólisis», Agencia Española del Medicamento,
Ref: 2001/03, 30 de mayo de 2001. «Cerivastatina: modificación urgente
de ficha técnica y prospecto», Ref: 2001/06, 2 de julio de 2001. «Cerivastatina:
suspensión temporal de la comercialización», Ref: 2001/07, 8 de agosto de 2001.
37. «Sanidad sí usó cobayas humanas en Valladolid», El Día de Valladolid, 18
de noviembre de 2001.
38. Emilio de Benito, «Las víctimas del Lipobay», El País, 26 de agosto de
2001.
39. «Publicada la lista de las 10 peores empresas del mundo» revista Natural,
primavera de 2002. La página web de Multinational Monitor es http://
multinationalmonitor.org/.
40. «Denuncia por genocidio y otros crímenes contra la humanidad perpetrados
en relación con el .negocio con las enfermedades. de la industria farmacéutica
y la reciente guerra de Iraq», The Dr. Rath Health Foundation. http://www4.drrath-
foundation.org/The_Hague/complaint/spanish/complaint00.htm.
41. Marta Durán, Boris Kanzleiter y Leonarda Reyes, «Bayer: el negocio del
miedo», El Corresponsal de Medio Oriente y África, 22 de noviembre de 2001.
42. Ibídem.
43. Deportación, el horror de los campos de concentración, Editorial Petronio,
Barcelona, 1969. Puede consultarse en la dirección: http://www.artehistoria.com/
frames.htm?http://www.artehistoria.com/batallas/contextos/4286.htm
44. «El ántrax reaviva el debate sobre las patentes farmacéuticas», El Mundo,
25 de octubre de 2001.
45. Marta Durán, Boris Kanzleiter y Leonarda Reyes, «Bayer: el negocio del
miedo», El Corresponsal de Medio Oriente y África, 22 de noviembre de 2001. Otra
referencia que abunda en esta cuestión es Helena Hita, «El ántrax da un respiro a
Bayer», El Mundo, 23 de octubre de 2001.
46. Miguel Jiménez, «Sida y ántrax: el doble juego de las patentes», La Insignia,
12 de noviembre del 2001.
47. Michael de Ridder, Heroin. Vom Arzneimittel zur Droge, Campus-Verlag,
Frankfurt, 2000.
48. Más información sobre la heroína: www.larioja.org/infodrogas/area1/punto1/
heroina/quees.htm. o www.pucp.edu.pe/~com/periodismodigital/articulos/
drogas5.htm.
49. Antonio Escohotado, Historia General de las drogas, Tomo II. Alianza
editorial, España, 1995.
50. «Suspensión de comercialización de las especialidades farmacéuticas con
ácido acetilsalicílico/salicilatos de administración sistémica y uso exclusivamente
infantil, que no requieren prescripción médica», nota informativa de la Agencia
Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Ref: 2003/08, de 27 de junio
de 2003.
51. J. Meikle, «En Gran Bretaña la Aspirina fue prohibida para menores de
16 años», Página 12, 24 de octubre de 2002.
52. Osvaldo Stoliar, «Intoxicación y Síndrome de Reye», sitio de internet
especializado en maternidad. http://www.bebesenlaweb.com.ar/elniniopasoapaso/
todoninio/peligroaspirina.html.
53. Ibídem.
54. «En Brasil Bayer tendrá que cambiar su publicidad de Aspirina», O Estado
de S Paulo, 25 de abril de 2002. Recogido por el Boletín Fármacos, volumen 5,
número 3, julio de 2002.
55, Deborah Josefson, «La Bayer tiene que suavizar los anuncios de la Aspirina
», British Medical Journal 2000; 320:208
56. Catella-Lawson F, Reilly MP, Kapoor SC, Cucchiara AJ, DeMarco S,
Tournier B, Vyas SN, y FitzGerald GA, «Inhibidores de cyclooxygeinasa y los efectos
antiplaquetarios de la Aspirina», New England Journal of Medicine 2001; 345
(25):1809-1817. También «El uso de AINES puede contrarrestar la antiagregación
plaquetaria inducida por Aspirina», El Mundo, 21 de diciembre de 2001. Recientes
estudios corroboran estas tesis. «El popular ibuprofeno aumenta el riesgo
cardiaco», Discovery DSalud, nº85, julio-agosto 2006.
57. «La campaña .Frágil. Contiene un corazón., de Adiro, finalista en los .oscars.
de la comunicación en salud», nota de prensa del Área de Comunicación de Bayer,
19 de noviembre de 2003.
58. «No mezcle Aspirina con otros antiinflamatorios», Suplemento de Salud
de El Mundo, 4 de septiembre de 2003.
59. Ibídem.
60. «Algunos AINES pueden inhibir el efecto cardioprotector de Aspirina»,
nota de prensa del Área de Comunicación de Bayer, 10 de septiembre de 2003.
61. «Aspirina reduce el riesgo de tumores benignos de piel», nota de prensa
del Área de Comunicación de Bayer, 29 de agosto de 2003.
62. Mariano Madurga, «Situación comercial de Alka Selzer», Lista de correos
e-fármacos, 11 de febrero de 2004.
63. «Uno de cada cinco asmáticos es alérgico a Aspirina», Suplemento de Salud
de El Mundo, 21 de febrero de 2004.
64. «El tratamiento con acarbosa en diabéticos iniciales reduce a la mitad el
riesgo cardiovascular y en un tercio la aparición de hipertensión arterial», nota de
prensa del Área de Comunicación de Bayer, 2 de septiembre de 2003.
65. «Nifedipino aporta beneficios adicionales en la prevención cardiovascular
de pacientes con angina de pecho estable», nota de prensa del Área de Comunicaci
ón de Bayer, 31 de agosto de 2004.
66. «Sobrefacturación y posible ocultamiento de efectos secundarios de Baycol/
Lipobay ponen en peligro financiero a Bayer y cuestionan los principios éticos de
la empresa», Boletín Fármacos, volumen 6, número 2, abril de 2003.
67. Ibídem.
68. Ibídem.
69. «Bayer se plantea vender la farmacia», El País, 19 de agosto de 2001.
70. Javier García, «La fiscalía de Portugal investiga a decenas de médicos por
corrupción. Cuatro facultativos condenados por aceptar regalos de los laboratorios
», El País, 29 de octubre de 2001.
71. Ibídem.
72. «Un directivo de Bayer compró títulos antes de una sentencia favorable»,
Cinco Días, 10 de abril de 2003.
73. «Bayer Schering Pharma inicia su andadura», El Global, 4 a 10 de septiembre
de 2006.