deutsch
english
francais
italiano
espanol
Photo
Alarma entre los apicultores

14/03/2005, Diario Córdoba

Imidacloprid/Bayer: Alarma entre los apicultores por la muerte masiva de abejas

Entre las causas se barajan el clima, agentes infecciosos y algún tipo de sustancia química

Los apicultores de la provincia están alarmados por la muerte masiva de abejas, un problema cuyas causas aún están por determinar pero que está ocasionando que entre el cuarenta y el cincuenta por ciento de las colmenas estén sufriendo un despoblamiento anormal, lo que redunda en grandes pérdidas económicas para los apicultores. Este fenómeno, por el que las colmenas se despueblan pero no se aprecian abejas muertas ni en las piqueras ni en los alrededores, se está produciendo en todo el territorio nacional, aunque se está dando con más fuerza en Extremadura, Castilla--La Mancha y algunas provincias andaluzas como Córdoba.
Desde el Centro de Apicultura Ecológica (CAE) de Córdoba, uno de los más prestigiosos de España, se están analizando las posibles causas de esta elevada mortandad pero aún no se ha llegado a ninguna conclusión. Sin embargo, el profesor de Zoología de la Universidad de Córdoba y coordinador del grupo de investigación del CAE, Francisco Puerta, asegura que "el origen de esto no está en un solo factor, sino en la reunión e interacción de varias circunstancias".

LAS CAUSAS
Entre los factores que se barajan en el CAE como posibles causantes del elevado número de muertes de abejas destacan la climatología tan adversa que se ha dado este año, con la escasez de lluvias y las bajas temperaturas; las sustancias químicas que los agricultores echan a sus cultivos, como el imidacloprid (Bayer); y la acción de algún agente infeccioso. Sin embargo, Francisco Puerta resalta que "está descartado que se trate sólo de una enfermedad, más bien podría ser la conjunción de múltiples factores".
Ante la imposibilidad de conocer el origen de estas muertes y, por tanto, de realizar un tratamiento en las colmenas que ataje el problema, el coordinador provincial de Apicultura de COAG, Lorenzo Ruiz, destaca que "este problema se puede poner más serio si se repite varios años. Ya hemos perdido gran parte de nuestra inversión, la cosecha de enjambres y, si la cosa sigue así, no habrá producción de primavera, por lo que vamos a tener serias dificultades para la polinización de los frutales". Por ello, Ruiz exige al Ministerio de Agricultura que tome cartas en el asunto y aporte la financiación necesaria para llevar a cabo una investigación aplicada.
Por el momento, el grupo de investigación del CAE ha enviado al Ministerio una propuesta de un proyecto de dos años para realizar un estudio a nivel nacional que "nos permita saber si se trata de una sustancia química o de un agente infeccioso", indica Francisco Puerta, quien asegura que "aún estamos a tiempo de hacer algo por las abejas, que son la ganadería más abandonada por las administraciones, pero necesitamos una financiación regular y planificación". (ALICIA CEBALLOS)