deutsch
english
francais
italiano
espanol
Photo
10 peores empresas del mundo

Enero de 2002

Bayer entre las 10 peores empresas del mundo

Entre las nominadas figura Coca Cola, "por su presunta complicidad con los escuadrones de la muerte de Colombia que atacan a los líderes sindicales de ese país". Además, figuran: Abbott Laboratories, Argeribright, Bayer, Coca-Cola, Enron, Exxon Mobil, Philip Morris, Sara lee, Southern Co. y Wal-Mart.

Como cada año, Russell Mokhiber y Robert Weissman han elaborado para el Multinational Monitor, con sede en Washington, la lista de las diez empresas más depredadoras del mundo.

Según los autores del informe, "en un año caracterizado, no sólo por las formas ya consolidadas de saqueo empresarial, sino también por la descarada especulación propia de la guerra, no ha sido tarea fácil escoger las diez peores empresas del 2001. La competencia fue incluso más dura de lo habitual. Pero había que elegir. Y éstas son las decisiones".

Multinational Monitor ha nombrado, por orden alfabético, a Abbott Laboratories, Argenbright, Bayer, Coca-Cola, Enron, Exxon Mobil, Philip Morris, Sara Lee, Southern Co. y Wal-Mart como las diez peores empresas del 2001.

Abbott Laboratories, por TAP Pharmaceuticals, su sociedad de capital conjunto con la japonesa Takeda Pharmaceuticals. TAP tuvo que pagar 875 millones de dólares para resolver las responsabilidad civiles y penales derivadas de las acusaciones de un importante fraude de Medicare.

Entre otras actividades fraudulentas que se le imputaron, y como una forma de incentivar a los médicos para que prescribieran Lupron, su medicamento para cáncer de próstata, TAP les dio muestras gratuitas y luego los animó a facturar su importe a Medicare.

La compañía de seguros Argenbright, por reiteradas infracciones de las normas de seguridad en aeropuertos. El terrible historial de Argenbright, contribuyó a convencer al Congreso para transferir las operaciones de seguridad de los aeropuertos estadounidenses a la competencia federal.

Bayer, por cobrar de más al gobierno y a los ciudadanos por su medicamento contra el ántrax maligno, el Cipro, basándose en un monopolio de patentes que podría haberse mantenido indebidamente en virtud de un acuerdo colusorio con un fabricante de genéricos. Bayer también obtuvo un puesto en la lista de los diez peores por su peligroso tráfico de antibióticos para aves de corral (que contribuyeron a la resistencia a los antibióticos entre los seres humanos) y su acoso a la Coalición contra los Peligros de Bayer, un grupo de vigilancia alemán, por mantener la página web BayerWatch.com.

Coca-Cola por patrocinar la primera película de Harry Potter y sus posibles secuelas, utilizando un personaje preferido por los niños para vender su insano producto, y por su presunta complicidad con los escuadrones de la muerte de Colombia que atacan a los líderes sindicales de ese país.

Enron, por costarle a muchos de sus trabajadores sus ahorros de toda la vida al negarse a permitirles sacar las acciones de la empresa de sus planes de pensiones cuando se hundió en la quiebra.

Exxon Mobil, por encabezar la campaña de negación del calentamiento global (hasta O'Dwyer's, un destacado panfleto de la industria de las relaciones públicas, ha reprendido a la empresa por su «testaruda negativa a reconocer el hecho de que quemar combustibles fósiles contribuye al calentamiento global») y bloquear los esfuerzos encaminados a tomar medidas de saneamiento apropiadas, más muchas otras actividades temerarias.

Philip Morris por su campaña de publicidad «hemos cambiado», que se reveló como una patraña gracias a un estudio checo que encargó aduciendo ahorros en los costes por las muertes prematuras relacionadas con el tabaco, así como por los esfuerzos en curso de la empresa para convertir en adictos a millones de nuevos fumadores.

Sara Lee, por un escándalo en el que se vieron involucrados sus perritos calientes Ball Park Franks. En 1998, unos Ball Park Franks contaminados con listeria mataron a 21 personas y produjeron lesiones graves a otras cien. En el 2001, cuando se caldeaban los pleitos civiles y penales derivados del caso, el Detroit Free Press informó de que Sara Lee había dejado de realizar pruebas para detectar bacterias cuando empezó a registrar demasiados positivos.

Southern Co., la mayor empresa eléctrica de Estados Unidos, por sus esfuerzos para derrotar unas normas razonables sobre contaminación del aire. Southern es un gran consumidor de carbón y encabeza la lucha para mantener una ridícula «cláusula del abuelo» en la Ley de Aire Limpio estadounidense que exime a las centrales eléctricas construidas antes de 1970 de cumplir las normas previstas en la ley.

Wal-Mart, por seguir obteniendo productos de fábricas extranjeras donde se explota a los trabajadores, por luchar ferozmente contra los esfuerzos para sindicar a cualquier fracción de su plantilla (la más numerosa de Estados Unidos entre empleadores privados) y por contribuir a la expansión descontrolada que está destruyendo el paisaje estadounidense.

Más información: http://www.essential.org/monitor