deutsch
english
francais
italiano
espanol
Photo
Protección de la salud

La Nueva Espana; 27/01/2006

¿Quiénes vulneran la Constitución?

El artículo 43 y 45 de la Constitución española nos reconoce a todos los ciudadanos el derecho a la protección de la salud y a disfrutar de un medio ambiente adecuado y a los poderes públicos, velar por la utilización racional de todos los recursos naturales, con el fin de proteger y mejorar la calidad de la vida y defender y restaurar el medio ambienteÉ Dicho esto, hagamos algunas consideraciones: ¿defienden las administraciones los recursos naturales? Veamos:

Se puede leer en este periódico del 9 de noviembre de 2001: "Hunosa ya plantó 29.500 árboles de manzanos, que darán 700 toneladas de manzanas en 2005. En 4 años convirtió 40,4 hectáreas de 6 escombreras en pomaradas; sólo está en producción La Matona, que ha sido la mayor pomarada de Asturias... El Gobierno del Principado ha subvencionado la plantación de estos frutales con el fin último de la recuperación medioambiental de una zona, como es el caso de las escombreras reutilizadas por Hunosa para esta actividad agroalimentaria".

¿Cómo se pueden recuperar ambientalmente las escombreras depositando en las mismas lodos, escombros y, supuestamente, residuos tóxicos y peligrosos? ¿Es que las demoliciones de los castilletes y otras construcciones del nitrógeno no son materiales altamente tóxicos? ¿Dónde se han depositado estos materiales? Parece ser que están soterrados -algunos de ellos- en la escombrera de Pampiedra, prevista para un área recreativa y que los vecinos del mencionado pueblo están esperando poder disfrutar de la misma a la mayor brevedad posible. ¿Cuándo será finalizada el área recreativa de Pampiedra? ¿Habrá que hacer otra inversión para descontaminarla, según el plan nacional de recuperación de suelos contaminados? ¿O están preparando otro proyecto con la máxima discreción?

En La Matona, donde existían y "continúan existiendo" las plantaciones de manzanos, también continúan depositando los vertidos procedentes de las demoliciones de la construcción, a tal respecto hay que preguntarse: ¿qué estudios se han realizado y qué método de análisis se ha empleado para determinar que los manzanos no han sido afectados por los vertidos allí depositados y que no implicase negativamente en la salud de las personas por el consumo de los productos derivados de la manzana cultivada en tierras afectadas por los vertidos? Estudio, ninguno, porque es ilegal lo que están haciendo.
En este mismo diario el 18 de marzo de 2004 se publica: "Hunosa ha sido premiada "por su decidida contribución al progreso y la diversificación de su actividad industrial". En las escombreras regeneradas de estas explotaciones mineras a cielo abierto se ha instalado un total de 29.598 pomares de sidra destinados a la producción de manzana autóctona". En la misma página se puede leer: "É Aprobado ayer por el consejo de SadimÉ la iniciativa ligada a las plantaciones de manzanos impulsadas por Hunosa en sus antiguas escombreras y minas a cielo abierto. La nueva empresa, que tendrá su sede en Oviedo, producirá sidra, zumos y otros derivados de la manzana". ¿Es de sentido común aprobar la creación de una empresa ligada a las plantaciones de manzanos para la producción de sidra, zumos y otros derivados de la manzana y, por otra parte, se estén destruyendo los manzanos como se está haciendo?

Tendrán que explicarnos en qué consiste esta nueva lógica: cobradas las subvenciones, destruir manzanos para plantar nuevos manzanos ¿y cobrar nuevas subvenciones? Es la lógica que se deduce. ¿Quiénes controlan la concesión de las subvenciones y quiénes vigilan que sean correctamente empleadas para los fines que han sido solicitadas? Es que el señor Fernández Villa y el señor Maximino García, secretarios generales de los sindicatos mineros, ¿no deberían solicitar una investigación sobre estas posibles irregularidades de la empresa minera Hunosa y quiénes son los responsables de ejecutarlas y de permitirlas?
Fecha 11 de junio de 2001, Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), denuncia 192/01: "É en lo referente a los basureros existentes en la mina a cielo abierto La Matona". En 2004 empezaron a depositar en La Matona los lodos procedentes de las obras del metrotrén de Gijón. Sábado 3 de julio de 2004 se puede leer en este periódico: "La Plataforma contra la Contaminación del Valle del Nalón ha presentado ante la fiscalía una denuncia contra Hunosa por permitir y realizar supuestos vertidos contra la salud pública en la finca de La Matona"É el texto continúa señalando que en dichos terrenos "existe una plantación a gran escala de manzanos" y apunta que cuando llueve las filtraciones pueden acabar perjudicando al consumo humano al afectar a los árboles y a los acuíferos de la zona. ¿Por qué en la actualidad se está permitiendo el depósito de escombros procedentes de "algunas" demoliciones en Langreo y de otros municipios? ¿Es que Langreo tiene que ser el centro de recogida de toda la "basura" que en otros lugares no quieren? ¿Es que no tenemos suficiente con soportar la Térmica de Iberdrola, La Bayer, Químicas del Nalón, etcétera, etcétera...? ¿Por qué no se adoptan las medidas correctoras establecidas en la ley 10/1998 de Residuos?
Preguntas a hacernos: ¿es que el Ayuntamiento de Langreo desconoce que en La Matona solamente se pueden depositar los estériles de la propia empresa y que no se puede ignorar que para hacer otros vertidos se necesita hacer un estudio sobre las características propias del lugar y acondicionarlo, gestionarlo y controlar los residuos que se vierten en el mismo, según los procedimientos establecidos en la ley de Residuos 10/1998 y la ley 16/2002 de Prevención y Control de la Contaminación? ¿Por qué no se aplican estas leyes? ¿Quiénes pueden permitir el depositar vertidos en plantaciones de manzanos procedentes de las demoliciones de los edificios? ¿Se han olvidado de los principios de gestión de los residuos de construcción y demoliciones (RCD)?, que es obligado en todo plan de gestión de residuos respetar el llamado principio de jerarquía, contemplado en el artículo 1.1 y el 1.2 de la ley 10/1998 de Residuos: "Considerando que el vertido de residuos, al igual que cualquier otro tratamiento de residuos, debe controlarse y gestionarse de manera adecuada a fin de prevenir o reducir los posibles efectos negativos sobre el medio ambiente y los riesgos para la salud humana". ¿Es que los responsables de los ayuntamientos no tienen el deber de cumplir y exigir el cumplimiento de las normativas medioambientales?

¿Quiénes vulneran el artículo 43 y el 45 de la Carta Magna y quiénes se benefician de esta posible vulneración? Quienes negocian fraudulentamente con los residuos, depositándolos en lugares que no corresponden, deteriorando nuestro entorno natural y poniendo en riesgo grave nuestra salud y la de las futuras generaciones.

Luis Felgueroso Palacios, de la Plataforma de Defensa del Medio Ambiente del Valle del Nalón.