deutsch
english
francais
italiano
espanol
Photo
Hipertensión

AP,18 de agosto de 2005

Aleve (Bayer), Advil (Wyeth), Motrin (Johnson & Johnson):

Los calmantes provocan hipertensión en las mujeres

Las mujeres que toman a diario analgésicos sin aspirina, como Tylenol, tienen más posibilidades de desarrollar hipertensión que las que no lo toman, sugiere un nuevo estudio.

Aunque muchos analgésicos populares sin receta han sido vinculados anteriormente a la presión alta, el acetaminofen, vendido como Tylenol, generalmente ha sido considerado relativamente libre de tales riesgos.

Es el único que no es una droga no esteroide antiinflamatoria (o NSAID), un tipo de medicamento que el gobierno federal exige que lleve etiquetas más estrictas de advertencia, debido al riesgo de problemas relacionados con el corazón.

Los NSAID incluyen naproxen (que se vende como Aleve, hecho por Bayer AG) e ibuprofen (que se halla en Advil, de los Laboratorios Wyeth, de Madison, Nueva Jersey, y en Motrin, fabricado por Johnson & Johnson Inc).

Muchas personas habían comenzado a tomar esos analgésicos a raíz de los problemas con medicamentos recetados, como Vioxx, de Merck & Co.

Sin embargo, el nuevo estudio encontró que las mujeres que toman Tylenol tenían dos veces más posibilidades de desarrollar problemas de presión alta. El riesgo también se incrementó para las que toman otros analgésicos NSAID naproxen e ibuprofen que no sea aspirina. Tylenol es fabricado por McNeil Consumer & Specialty Pharmaceuticals, una unidad de Johnson & Johnson Inc.

''Si usted está tomando en dosis altas, regularmente, estas medicinas que se venden sin receta, asegúrese de informarle a su médico y revisar su presión sanguínea'', dijo la doctora Christie Ballantyne, una cardióloga del Centro Cardiaco Metodista DeBakey en Houston, que no participó en el estudio.

Las investigaciones encontraron que la aspirina sigue siendo la medicina más segura para aliviar el dolor. Se sabe desde hace mucho tiempo que reduce los riesgos de problemas cardiovasculares y no está incluida en el requisito del gobierno de etiquetas más estrictas para los medicamentos no esteroides antiinflamatorios (NSAID).

El estudio constó de 5,123 mujeres que participaron en el Estudio de Salud de Enfermeras de la Escuela de Medicina de Harvard y el Hospital Brigham and Women's de Boston. Ninguna de las mujeres tenía presión alta cuando comenzó.