deutsch
english
francais
italiano
espanol
Photo
Vitamínicos

13 de julio de 2005

Bayer, BASF: La UE endurecerá el control de los suplementos vitamínicos

Victoria para los grandes fabricantes de vitaminas sintéticas

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha decidido que se endurezcan las normas que regulan el mercado de suplementos minerales y vitamínicos. El fallo da la razón a una directiva europea que regulará este mercado y que prohibirá unos 200 suplementos.

A partir del 1 de agosto se prohibirá la venta en la Unión Europea de todos los suplementos con ingredientes (vitaminas, minerales...) que no se encuentren en una lista autorizada. Los productos que ya estaban en el mercado antes de julio de 2002 disgrutarán de una moratoria de cuatro años, siempre y cuando la agencia de seguridad alimentaria de la UE no las haya rechazado.

Este fallo responde a una apelación presentada por los fabricantes de suplementos alimenticios naturales a una directiva europea que regula estos productos. El Tribunal de Justicia europeo ha decidido que la UE tenía razón en restringir el comercio de los suplementos alimenticios por motivos sanitarios.
"El tribunal señala que ciertas restricciones pueden estar justificadas por la protección de la salud pública y ha considerado que las medidas en cuestión son necesarias y adecuadas para el propósito de conseguir tal objetivo", ha señalado el tribunal en un comunicado.

Se trata de una victoria para los grandes fabricantes de vitaminas sintéticas, como los gigantes alemanes BASF y Bayer o el grupo danés DMS NV (el mayor productor mundial de estos productos), dado que asienta su posición en el mercado.

La decisión va en contra de la opinión del principal asesor legal del tribunal, que había respaldado a los fabricantes de vitaminas naturales, excluídas de la lista, argumentando que la legislación era deficiente. La Alianza para la Salud Natural (ANH, sus siglas en inglés), una asociación europea de fabricantes de suplementos alimenticios que emplean ingredientes naturales, es una de las tres organizaciones que plantaron cara a la legislación comunitaria de 2002.

Un procedimiento sin fin
El eurodiputado John Bowis, conservador británico, criticó la legislación comunitaria. "Los millones de británicos que consumen suplementos vitamínicos y minerales para mejorar su salud y bienestar, estarán debastados por esta decisión", ha dicho en un comunicado. Gran Bretaña es un gran productor de suplementos alimenticios hechos de modo natural y, de hecho, la aplación a la normativa comunitaria se hizo a través de los tribunales británicos.

Según la ANH, la legislación es incompatible con el libre movimiento de bienes a través de los 25 países comunitarios. Además, considera que el procedimiento para conseguir un suplemento mineral o vitamínico aprobado y puesto en la lista es opaco, difícil e interminable.

El tribunal ha dicho que la ausencia de fecha límite para que la Autoridad de Seguridad Alimentaria para evaluar y autorizar los suplementos dietéticos no implica que el proceso de autorización será inaceptablemente largo.
La ANH cree que el fallo no es, de todos modos, tan malo, pues ha mejorado el proceso de solicitud para conseguir la autorización de un producto. Las firmas pequeñas no se enfrentarán a una pesada carga para conseguir que un producto suyo esté en la lista. Será la agencia alimentaria de la UE la que tenga que llevar a cabo una evaluación demostrando que los ingredientes de un suplemento no son seguros ante de rechazar una solicitud. Bajo la legislación existente, era la industria la que debía demostrar la seguridad de un producto.

"Estamos decepcionados en algunos aspectos", ha declarado el director ejecutivo de ANH, Robert Verkerk. "Pero existen algunos detalles muy buenos en el fallo que ayudarán a los consumidores, a la industria y, en general, al comercio de productos naturales", agrega.

La Comisión Europea ha dicho que matizaría el proceso de autorización de los productos dietéticos. "Vigilaremos la trasposición de la directiva para asegurar que se pone en marcha de un modo transparente y oportuno y del modo menos restrictivo que nos permita la ciencia", ha dicho el comisario europeo de salud y protección del consumidor, Markos Kyprianou.